¿Estresada yo?

¿Estresada yo?

Alguien el otro día después de observarme por un momento y verme correr de un lado a otro me hizo una de las preguntas más &%$%&#% que me han hecho este último tiempo.

La pregunta genial fue:

Amigo: ¿Y por qué estás tan estresada?

Y yo me di vuelta a mirar a esta genial persona y le dije con mi mejor cara y dulce voz (nótese dulce cara y voz = un dragón)

Yo: ¿Qué? – Y seguí en lo mío haciendo como que no escuché, para qué amargarme tan temprano – pensé.

Amigo: Eso po ¿Por qué estás tan estresada?

Yo: ¿Qué dijiste, perdón no te escuche? Luego di vuelta la cabeza como la protagonista del exorcista, de hecho puse la misma cara – ¿Cómo me preguntas eso? Tú sabes lo agitada que es mi vida.

Respiré profundamente y con una voz calmada, cual “dulce Fiona cantando por el bosque” le dije – mira mi estimado por qué no te vas a dar una vuelta bien larga y cuando tengamos educación gratis para todos conversamos ¿Ya? Pero por supuesto no deje que se fuera sin antes darle mi disertación (en caso que tuviera duda, a pesar que me conoce años) de cómo es un día normal para mi y probablemente para muchas congéneres.

No es suficiente con tener que despertar, alimentar y movilizar a la tribu en la mañana, organizar los quehaceres de la mansión (departamento), ser eficiente en el trabajo, arreglar cachos ajenos, convertirse en chef y preparar la sopa de superhéroes, ponerse la capa de súper mamá, ser el mejor GPS, hacer reparaciones en la casa… perdón mansión, encontrar todo, absolutamente todo, aunque yo ni lo haya guardado, participar de cualquier actividad que que involucre a mis amados hijos y literalmente transformarse en pulpo (cocinando, hablando por teléfono, llamando la atención a los niños, contestando correos y por su puesto todo al mismo tiempo) vigilar además que día a día la “patota” coma alimentos sanos y haga alguna actividad física, cualquiera sea esta, por último pedirles que salten 100 veces como “saltigom” (Channnn se me cayó el carné) sino que además de todo esto hay que estar regia estupenda (no se pasen rollos conmigo) porque es verdad que uno se siente mejor estando o intentando estar bien, bueno ya, por lo menos con una manito de gato encima (manito de gato = maquillada y acicalada) uno como que se siente regia ¿cierto?… ¿o no?

Entonces después de toda mi exposición a este personaje que osó a hacerme esta pregunte le dije ¿Te queda alguna duda del por qué estoy estresada? Y solo te conté lo básico de mi rutina.

Que quede claro que adoro a mi amigo, pero… hombres, machos, recios, no pueden hacerle esa pregunta a una mujer.

Por supuesto que en esa disertación que le di a mi amigo ni le nombre todas las peripecias por las que pasamos diariamente. Solo por nombrar algunas:

1) La depilada auch!!! (tortura adicional) pero si no lo haces Chewbacca se apoderará de tu cuerpo.

2) El incansable ¿qué me pongo? obvio que es estresante y difícil decidir dentro de toooooooda la ropa que hay en el closet de una mujer, la prenda correcta para ese día específico.

3) Los días aquellos en los que puedes llegar a odiar a todo el mundo incluyéndote a misma (previo a días R), días en los yo misma me desconozco… yaaa sí estoy exagerando, bueno no tanto… creo, mi familia puede dar fe ello.

4) Los accesorios, haaaaaaa importantísimo ¿es necesario decir por qué?

¿Qué otras cosas nos estresan?

 

Tags: ,